Saturday, June 05, 2010

EL PARTIDO

EL PARTIDO…,mi visión


De lo que Fuimos, lo Que Somos y lo que Seremos Capaces de Ser…

La Historia, como el Hombre, es Infinita, y la hacen los Pueblos.

En este proceso es de vital importancia el dominio del contenido de los conceptos que sirven de herramientas para comprender tanto las ideas, las tesis, las teorías, como los procesos reales.

SER SOCIALISTA

La palabra SOCIALISTA, no tiene un contenido meramente teórico, no es algo abstracto, porque no significa solamente ser militante de un determinado partido político.
En lo implícito, es el reconocimiento, y la aceptación de los componentes filosóficos, éticos, morales, y humanistas; ideales y principios, intrínsicamente ligados a los derechos fundamentales del hombre...y que se traducen en un proyecto político de sociedad.

Ser Socialistas, es estar de manera inalienable, comprometido con los Derechos Universales del Hombre. Es un deber ético, y político de todos los socialistas de honorar, y honrar los valores, y derechos del Hombre. Se trata de aquellos valores que se fundamentan en la dignidad incondicional de todo ser humano.

Ser Socialista, es ser… Esencialmente Humanista.
La prioridad fundamental es el Hombre, hay que poner en el centro sus necesidades sociales, políticas y culturales, hablar seriamente del Socialismo, permite pasar del discurso, del antagonismo, a una perspectiva creadora de alternativas. Es necesario ganar la batalla de las ideas, antes de pretender construir una sociedad de Igualdad.
Su origen, la raíz de los principios y cimientos de la estructura ideológica, social, y cultural del socialismo, esta basada en el Marxismo, pero se toman también en consideración los aportes teóricos de otros ideólogos progresistas, lo que lo hace Pluralista.
“La sujeción económica del trabajador a los detentadores de los medios de trabajo, es decir, de las fuentes de la vida, es la causa primera de la esclavitud en todas sus formas, la miseria social, el envilecimiento intelectual y la dependencia política”. Karl MARX
Hoy lo más importante es definir primero “qué clase de partido queremos”, antes de ver quiénes pueden encabezar al partido. Aquí se trata de Principios, de Ideales, de Dignidad… de Ética, de un Proyecto de Sociedad, y no de un Club de Amigos.

Cada vez que se pone la práctica delante y a veces contra la teoría, se hace estalinismo. El estalinismo no es sólo una interpretación errónea y una defectuosa aplicación del marxismo. Es, en realidad, su negación”

Primero hay que ver cómo vamos a trabajar y cómo queremos proyectarnos, para poder llevar a cabo el cambio estructural y la construcción de esa sociedad de nuevo tipo, sobre todo, en lo que tiene de democrático, participativo y protagónico. Y luego ver quiénes tienen la mayor capacidad para liderar este proyecto. “La Utopía, el Sueño de Allende; el Socialismo con vino tinto y empanadas”.

Pasado, Presente y Futuro del partido.

El rol fundamental del pasado: como historia, ejemplo, errores, formación, proyección, e iluminación.

Nuestra Historia, Nuestra Legitimidad, creada, afianzada en nuestra lucha política, y social, arraigada junto al pueblo e Inserta en la historia de Chile. Desde su fundación en 1933, con el Frente Popular, en la Unidad Popular, durante la Dictadura, en la Transición a la Democracia, realidades indisociables de nuestro pasado, de nuestra historia, de nuestra responsabilidad.

Como presente: el partido no puede, ni debe olvidar su responsabilidad histórica que tiene con los trabajadores, con el pueblo en general.
Lo imprescindible es que el partido encuentre su desarrollo normal, su coherencia, su identidad.

El partido tiene que tomar su funcionamiento normal, centralizado, vertical, y de horizontalidad, transversal democrático, la interacción que tiene que existir entre los militantes para buscar, atacar, y solucionar, los problemas, y llevar a cabo las tareas en conjunto, de manera colectiva y en equipo, tiene que darse la línea, el hilo conductor, el cordón que nutre, y alimenta, como un cordón umbilical, que alimenta y dirige, orienta, guía, y que entrega las informaciones teóricas, para el análisis y la discusión necesaria al desarrollo de los militantes y del partido, el camino, la ruta, la dirección, el norte que tienen que tomar todos los militantes.

La Democracia y el Partido.

Hoy que la Democracia es una realidad. El tiempo del doble juego ha terminado, nuestro rol es otro, el rol de nuestra identidad, es el momento del Estudio, del Debate, del Análisis, y de la Síntesis del devenir de nuestro Partido. No es el fondo ( el socialismo ) lo que hay que cambiar, es la forma la que hay que reformular, el método, el procedimiento, la forma para el estudio, la practica, la manera de enseñarlo, de difundirlo, de entregarlo, de manera que los trabajadores se lo apropien, y lo hagan su verdad, su herramienta de lucha .

Es el momento de la Reformulación del Socialismo chileno, y de nuestro Partido, darle una nueva energía, restablecer, reanudar la relación interrumpida, tanto interna, como y sobre todo con el pueblo, con la sociedad chilena, debemos ser los ojos, los oídos, y la voz del pueblo.
El partido tiene que ser el vocero, en la interacción con el pueblo, de la interrelación pueblo, sociedad, y gobierno.

No se trata de sustituir, ni de remplazar, y aún menos el de Negar el Marxismo y el Socialismo, la Lucha de clases, el Centralismo Democrático, y nuestro Partido.

La tarea del momento, lo realmente viable por sus efectos en el corto plazo, es buscar e integrar al partido socialista a todas y todos aquellos actores, sociales, políticos y personas identificados plenamente con los objetivos básicos del socialismo.
A todos aquellos que están en contra de la Desigualdad y que buscan crear un país justo, solidario, tolerante, una sociedad con Igualdad de condiciones, en el respeto más profundo de los Derechos Universales del Hombre.

Como futuro : La importancia del desarrollo del Centralismo Democrático, como elemento autentico de la base social, del verdadero anclaje, y de inserción en la sociedad chilena, del camino para que el partido recupere su legitimidad y representación proletaria, en todos los ámbitos de nuestro pueblo, y como elemento que es, el de la autentica democracia interna.

Un partido comprometido ideológicamente con el cambio estructural y la construcción de esa sociedad de nuevo tipo que es el socialismo de Karl Marx y de Allende.

La tarea histórica es consolidar un poder alternativo al dominio oligárquico, quebrar la espina dorsal a los defensores del modelo neoliberal, rescatar, de una vez o paulatinamente, las riquezas nacionales y devolverle el país a los chilenos, los únicos y verdaderas victimas de la confiscación de sus bienes.
Los socialistas queremos un Partido Socialista luchando por las transformaciones sociales necesarias para crear las condiciones que nos lleven a transitar resueltamente por el camino de la transición al socialismo. Se trata de construir una sociedad socialista, y no de Administrar el Capitalismo.

El pueblo quiere una Sociedad de Igualdad de Condiciones para todos.
Basada en el Trabajo, salarios justos, horarios decentes en acuerdo al ciclo del hombre y no de las maquinas, vacaciones, educación, formación, salud, jubilación correcta, una vivienda digna de un ser humano, de una familia.
El pueblo quiere de una Sociedad donde haya el más profundo respeto y compromiso con los Derechos Universales del Hombre.

¿En poder de quién están los medios de producción (la tierra, los bosques, las aguas, el subsuelo, las materias primas, las herramientas y los edificios dedicados a la producción, las vías y los medios de comunicación, etc.), a disposición de quién se hallan los medios de producción: a disposición de toda la sociedad, o a disposición de determinados individuos, grupos o clases que los emplean para explotar a otros individuos, grupos o clases?

Toda la historia de la sociedad, desde la disolución del régimen primitivo de la propiedad comunal sobre el suelo, ha sido una historia de lucha de clases, de lucha entre clases explotadoras y explotadas dominantes y dominadas, en las diferentes fases del desarrollo social.

El Partido es Marxista, Pluralista, y su objetivo final es el Socialismo, la Sociedad Socialista.
El Partido tiene que tener una Columna Vertebral que no puede ser otra cosa que la expresión, la Síntesis del Análisis del conjunto de Ideas y que nace de una larga discusión interna abierta y democrática entre los diferentes actores políticos, corrientes de ideas, y de visiones diferentes del devenir de nuestra Sociedad y de nuestro Partido.

Es necesario crear una Convivencia interna constructiva, positiva, creadora de un consenso general, que nace única y solamente alrededor de las Ideas, del Pensamiento, y del Proyecto Político.
Arraigar la Democracia interna, erradicar la idea fatal de la perpetuación del poder personal, del pensamiento único.

El Partido debe reencontrar su Tradición democrática en la discusión ideológica entorno a nuestros valores, y a los principios que llevaron a Salvador Allende al Gobierno, EL SOCIALISMO.
Debemos romper con el esquema político de la Clandestinidad (lo cual sirve solamente para la lucha contra el Fascismo y en Dictadura), romper con el esquema (método) de trabajo realizado durante la Dictadura, romper con ese pasado político fruto de un Amargo y Oscuro momento de la Historia de Chile. Romper no significa OLVIDAR, solo mirar hacia adelante, avanzar.

Un partido que reafirme, consolide el proceso de horizontalidad, transversal democrática del proyecto socialista.
Que garantice la existencia de corrientes internas, lo cual evita y obstaculiza que se imponga el reformismo de derecha, el dogmatismo y el autoritarismo, negadores todos ellos de la democracia, de la participación popular, de el debate ideológico, de la conciencia revolucionaria y de la libertad, elementos esenciales de toda revolución verdadera.

El partido es el lugar donde se discuten ideas, se analizan pensamientos políticos, donde los militantes, y dirigentes se educan, estudian, es el lugar donde los dirigentes inducen, incentivan, estimulan al desarrollo personal, de los militantes y del partido.

El partido tiene que ser pluralista, donde coexisten diferentes corrientes de pensamientos ideológicos progresistas ( ecología, humanismo ), insertos en la liberación del hombre, en el respeto a los derechos humanos fundamentales, y a las más elementales formas de libertad personal, las cuales se exprimen en absoluta libertad y participan del debate, lo provocan, y lo crean al mismo tiempo.
Las corrientes se exprimen, articulan ideas, pensamientos políticos, enriquecen y aportan ideas en la reformulación constante de la evolución de la sociedad, del hombre, y del estado, en ningún caso son el poder, el cual es la exclusividad y la prioridad de la síntesis ideológica del partido, pero para nada el de una corriente de ideas, a la cual le esta vetada esta posibilidad, contraria a los Principios y a los Fundamentos del Partido, no es una corriente la que dirige.

La dirección del partido es la síntesis ideológica de las diferentes corrientes de pensamientos enmarcados en el análisis marxista del hombre, de la sociedad y del estado.

El partido tiene que ser Independiente, Autónomo, Libre, no tiene que estar afiliado, ligado, comprometido a ninguna Internacional, pero si mantener las mejores, y excelentes relaciones con estas y toda otra organización política, social, sindical, cultural, del arte y de las ciencias, del mundo entero, tanto en el marco de la Solidaridad, los Derechos Humanos, y en el intercambio de ideas, y experiencias, las que permiten enriquecer, el debate ideológico, y la praxis.

El partido tiene que darse los medios y las herramientas modernas fundamentales, para el correcto y necesario funcionamiento de este, hoy es imprescindible el uso de la Informática y de Internet. El partido y sus militantes tienen que estar en la avanzada, en la vanguardia del conocimiento y de las tecnologías.

La idea central de Partido es de presentar una visión, un panorama lo más completo posible, para que el militante, el simpatizante, el ciudadano, que vive en las fronteras del partido, pueda darse una idea más precisa de cómo es, y de como se comporta el sistema político Socialista y como se educan, y se forman sus cuadros dirigentes y militantes, indistintamente de las creencias filosóficas y de los colores emblemáticos que aportan.

El pensamiento central ( columna vertebral ), globalizador, emergente debe ser y es una síntesis y no una simple tesis aceptada por todos. Síntesis, en el sentido de que sea el resultado de un debate, de un intercambio colectivo. Lo cual solo se garantiza con la más amplia democracia dentro del debate político.
"Como el pasado ya no ilumina el futuro, el entendimiento tantea en la oscuridad" Alexis de Tocqueville
Gracias a Karl Marx y a Friedrich Engels, el socialismo adquirió un soporte teórico y práctico, a partir de una concepción materialista de la historia.
La teoría es un pre-requisito importante para un correcto y eficiente análisis del mundo real y para la toma de las decisiones políticas.
Un gran Partido, fuerte, es solo, aquel que reúne e interpreta a un gran número de ciudadanos en torno a ideas comunes, entorno a un proyecto de Sociedad, a un Proyecto Político, al cual adhiere esta gran masa que se siente interpretada en sus intereses colectivos e individuales.
Un Partido donde pueden exprimirse libremente y dar una lucha Ideológica al interior de este, donde su libertad de expresión esta garantizada, donde sus deberes y sus derechos son protegidos y defendidos celosamente por todos.
Este partido es El Partido Socialista de Chile, el Partido de Grove, de González, de Ampuero, de Schnake, de Allende, de Almeyda, de Lorca de tantos y de todos aquellos maravillosos militantes anónimos, compañeros, mujeres y hombres, que han dado su vida por nuestro Partido y nuestro país.

Aquellos que quieren olvidar, negar, colocar en duda y borrar nuestro pasado, nuestra historia que esta íntimamente ligada a la Historia de Chile, únicamente con fines ego-centristas, obscuros y personales, se equivocan groseramente.
Como es fácil advertir, que en todos estos casos se persigue o alimenta el mismo fin: confundir las conciencias, desmovilizarlas y cerrar así el paso a la organización y a la acción necesaria para construir una alternativa social al capitalismo, por lo tanto, a todo pensamiento que como el marxismo contribuye a ello.
La lealtad es un valor permanente. La contraposición de argumentos políticos debe basarse en el rigor de la razón, protegiendo siempre la dignidad personal de los compañeros. La discrepancia debe manifestarse desde la lealtad y debe ser canalizada democráticamente y sin perjudicar al Partido, de manera que esta sea la casa donde todos seamos necesarios y donde todos actuemos unidos.

El ejercicio del poder y la construcción de la sociedad socialista deben estar basados en la síntesis de la libertad y la igualdad, el respeto y promoción de los derechos humanos. La lucha histórica del partido, por democracia, justicia, libertad, fraternidad e igualdad.
El conflicto de fondo sigue siendo el de siempre: entre justicia e injusticia, entre los derechos de todos y los intereses de una minoría, entre verdad y mentira.

No puede construirse una sociedad justa tolerando formas abiertas o veladas de corrupción, de abuso, de nepotismo, de autoritarismo o de elitismo.
No puede construirse la igualdad sacrificando las libertades democráticas, por más que se invoque el interés supremo del pueblo, si éste no tiene la forma de elegir y controlar a sus gobernantes. Tampoco es posible la libertad plena, sin el desarrollo de la justicia social en pos de la igualdad.

El socialismo es el Proyecto del Hombre, y de la Razón, que está inserto y disperso en el Pueblo, en los partidos, grupos, colectivos, movimientos y sobre todo, en las organizaciones sociales. Es el Proyecto Socialista, la Sociedad Socialista.

Y cuya Esencia son:

La Libertad : la Diferencia, el Pluralismo,
La Igualdad : de Deberes, de Derechos y de Oportunidades ,
La Democracia : la Participación, Transversal y Horizontal.
La Solidaridad : apoyar, compartir, cooperar ,
Los Derechos Humanos : son integrales, es decir :
• civiles y políticos.
• Sociales ( salud, vivienda, educación ), económicos (trabajo) y culturales (expresión e identidad de un pueblo).
• de los pueblos (autodeterminación, de los originarios).
• ambientales ( agua, aire, tierra) la obligación y deber fundamental de preservación. Y de todos los elementos esenciales a la vida.
El Proyecto Socialista, la Sociedad Socialista, es un proceso en continuo desarrollo, de reformulación, y evolución permanente, es un proceso de aproximaciones sucesivas a la construcción de una sociedad, basada en la afirmación de la democracia política y su extensión plena a la vida económica y social lo que supone, al mismo tiempo, la difusión de un nuevo universo de valores en la sociedad, expresado en una nueva cultura.
La realización del socialismo presupone, entonces, el consenso en la sociedad en torno a este sistema de valores.
El Partido Socialista como proclamador de estos valores, busca encarnar y asumir tanto en su labor dentro de la sociedad, como en su vida interna.
El proyecto socialista, es el proyecto de la razón, del presente y del futuro, es el avenir, es la emancipación, y la dignificación del hombre, la creación del hombre integral, del hombre nuevo.
Este proyecto el socialismo es una utopía en la medida en que jamás ha existido (tanto como la democracia lo fue para los revolucionarios burgueses del siglo XVIII), pero es una utopía que queremos y deseamos establecer a partir de las realidades y posibilidades que nos ofrece la democracia chilena, la sociedad actual.
Es un sueño que una minoría, por interés, y una mayoría, por ignorancia, nos impiden realizar.
Pero que un día, porque obramos contra esa ignorancia, pero por sobre todo, porque esa utopía es la única solución a los problemas de la sociedad actual, todos juntos la instauraremos.
Socialismo y democracia forman una unidad indisoluble: no hay democracia real sin socialismo, pero tampoco socialismo que merezca este nombre sin democracia.
No hay socialismo sin democracia y sólo por la democracia se puede llegar al Socialismo".

El partido socialista nació para construir una sociedad socialista, para defender a los trabajadores, y no para administrar el capitalismo, ni estar al servicio de la oligarquía, lo cual es absurdo, e inaceptable, va en contra de la génesis del partido, y de su lucha histórica, por democracia, justicia, libertad, fraternidad e igualdad. Entre justicia e injusticia, entre los derechos de todos y los intereses de una minoría, entre verdad y mentira.

El Partido es Marxista, Pluralista, y su objetivo final es el Socialismo, la Sociedad Socialista. El Socialismo de Allende, con vino tinto y empanadas.

¿Alguien tiene otra propuesta diferente para acabar con los "clubes de amigos de fulano" dentro del partido, antes de que dichos clubes acaben con los amigos del partido?
"Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época." (Karl Marx - Friederich Engels)

Fernando Morales Escobar femoes@gmail.com

No comments: